Lo material y lo espiritual… ¿se oponen?

No hay comentarios

Nuestra mentalidad cientificista y occidental nos dificulta la comprensión adecuada de lo que es “lo espiritual”. Con frecuencia entendemos que lo espiritual es lo contrario a lo material, que son opuestos… y si a eso agregamos que identificamos lo material con lo real, entonces lo espiritual se vuelve algo… poco real.

Si vamos a los orígenes etimológicos del concepto, encontraremos lo siguiente: la palabra “espíritu” en hebreo significa brisa, aliento de vida, fuerza que genera la realidad. Del hebreo es traducida al griego y luego al latín, de donde nosotros tomamos el término. Lo común en el uso de la palabra en estos tres idiomas es que el espíritu es lo que alienta la realidad (Martínez, 2014, p. 18).

Así pues, ¿qué tal la idea de reconsiderar el significado de esta palabra en nuestro uso ordinario? ¿Qué tal si entendemos que lo espiritual no solamente no se opone a lo material, sino que sostiene o alienta esa realidad material? De hecho, nosotros usamos expresiones como “Fulanito es de un gran espíritu”, o “enfrentó esos retos con un espíritu fuerte”… reconociendo en el concepto “espíritu” un significado similar al de “fuerza”, “energía”, “carácter”.

¿Qué opinas al respecto? Nos gustaría recibir tus reflexiones.


Sobre el autor

cetys_brioEl Maestro José Luis Espinosa estudió Filosofía y Teología. Actualmente es Director de Formación Integral Universitaria, responsable de los programas Fortes, Impacto y Brío en el Sistema CETYS Universidad. Le interesa el desarrollo humano, la ética aplicada y la música clásica.

Contáctalo a través de joseluis.espinosa@cetys.mx

 

 

Referencias: 

  • Martínez Ocaña, Emma. (2014). Espiritualidad para un mundo en emergencia. Recuperado de la Base de Datos E-Libro.
Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *