Transición energética

No hay comentarios

Cuidar el consumo de energía eléctrica pareciera que aún no es prioridad en una gran cantidad de empresas mexicanas.

Diversas organizaciones privadas o públicas,  no tienen establecida la cultura del ahorro energético, y mientras la alta dirección no posea evidencias de los grandes ahorros que pudieran generarse en la cuenta corriente, difícilmente se implementará una alerta en las organizaciones.

Recuerdo aquel mensaje de CFE de los años setentas que decía: “ahorra un poco aflojando un foco”.  Esta  idea ya quedó rezagada, ahora, además de ahorrar energía se requiere que las propias empresas y viviendas sean la creadoras de la energía.

En la obra de Energías Renovables del investigador mexicano José Piñón Rizo, declara que  “… a mediano plazo, la electricidad cobrará tal importancia que será como una moneda de cambio…”.

Imaginemos por un momento  que en lugar de recibir dinero en nuestra tarjeta bancaria, un equivalente del mismo será en kilowatts-hora; tal vez en un futuro no muy lejano, administremos la energía que consumimos diariamente a través de un dispositivo digital.

Si realmente las organizaciones buscan la competitividad, la razón de cambio entre los consumos de energías renovables y las no renovables deberá tener un repunte en los próximos 2 años.

La reforma energética del Gobierno Mexicano ha marcado el hito que ilustra el desarrollo y uso de las energías renovables en empresas y viviendas, sin embargo, refiriéndome a la clase media alta, aún resulta muy complicado adquirir algún aparato generador de energía. Específicamente para la sociedad mexicalense, el gobierno, CFE y las empresas dedicadas a la venta e instalación de paneles solares  deberán estructurar un esquema accesible que permita la adquisición holgada de estos aparatos generadores de energía.

 


Salvador BaltazarM.C. Salvador Baltazar Murrieta,
Coordinador de la Carrera de Ingeniería en Energías Renovables
CETYS Universidad, Campus Mexicali

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *