Creando el mejor punto de venta

No hay comentarios

Una vez que hemos decidido emprender, con toda esa emoción, imaginamos que nuestro establecimiento será perfectamente adecuado a nuestro gusto, con todo lo que deseamos colocar y ofrecer. Eso es muy acertado, hablando de querer ofrecer lo mejor a nuestros clientes. Sin embargo, no es suficiente que dependa únicamente de lo que nosotros deseamos, sino de conocer muy bien lo que nuestro cliente busca encontrar ahí, ya que realmente es el quien debe disfrutar plenamente su visita y sus compras.

Precisamente el generar con nuestras instalaciones un entorno agradable va a repercutir en una buena experiencia al visitarnos, lo cual es muy importante ya que, por ejemplo, cuando no nos sentimos cómodos o confiados en alguna tienda o negocio, sin pensarlo mucho entramos y salimos rápidamente, aun cuando llegamos a ella interesados en los productos que ofrecen. En ocasiones no es de una manera consciente, simplemente no es totalmente de nuestro agrado y nos vamos a otro lugar. Si bien no hay algo perfecto o universal que pudiera agradarle a todas las personas, la clave para lograr que la mayoría de nuestros clientes potenciales elijan permanecer en nuestras instalaciones, es desarrollarlas y diseñarlas especialmente para ellos.

Lo anterior consiste en que tanto la identidad corporativa, los colores utilizados, tipografía, materiales, anuncio exterior, ventanas, mostradores, mobiliario e incluso la comunicación de nuestros precios sea la adecuada para el cliente al que vamos dirigidos. Si por ejemplo, manejamos productos muy económicos pensando en que nos visitará una gran cantidad de clientes, nuestras instalaciones no deberían lucir con materiales lujosos y frágiles,  o bien, un restaurante dirigido a un público muy exclusivo debe cuidar que todos sus elementos denoten distinción y buen gusto por el precio que están pagando. Incluso el tipo de letra en el anuncio exterior, la iluminación, la limpieza y la música, forman parte de ese todo que nos invita o no a permanecer.

Me resulta muy interesante cómo en algunos establecimientos de la región que he visitado, la música es del gusto de las personas o empleados que atienden el negocio y no necesariamente embonan con la imagen ni el perfil del cliente. Y justamente el conocer este perfil es el que nos va ayudar a desarrollar las mejores instalaciones para él. Debemos pensar primeramente cuáles son sus características: su edad, capacidad económica, actividades, sus gustos e incluso sus hobbies. Ya no basta con saber su edad y genero, ahora debemos darnos a la tarea de conocer un poco más como piensa y que lo hace sentir bien.

Por último, no debemos perder de vista que el problema de acceso y estacionamiento de nuestros clientes, es nuestro problema. Debemos asegurarnos que el local en cuestión, tenga suficiente estacionamiento y/o alternativas del mismo, además de que se pueda llegar a él fácilmente. El no tener un estacionamiento, una imagen o presentación adecuada pueden incluso ser decisivos para que nuestros clientes potenciales decidan no entrar a nuestro negocio, ya que proyectamos atributos equivocados.


Sobre la autora…

La Mtra. Adriana Kurevelis Larios es Coordinadora de la Licenciatura en Administración de Negocios en Campus Tijuana; le interesan los temas de Publicidad, Mercadotecnia Detallista y Administración de Ventas.

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *