Alfabetización para un mundo “Mass Media”

No hay comentarios

En una sociedad de la información, perpetuada por la oferta y difusión de los medios masivos de comunicación, y con mayor énfasis de las nuevas tecnologías, la cultura ha transitado de lo material a lo virtual, generando múltiples efectos a nivel de la construcción de las identidades y de los grupos sociales, asimismo en los espacios en los que los sujetos transitan. Los medios son una fuerte influencia en la formación y socialización de las personas, y han modificado la manera de aprender y de construir el conocimiento.

Es evidente que actualmente la información se encuentra más al alcance de todos, que en épocas pasadas. Característicamente, ésta llega a los individuos con tremenda inmediatez, automatización y diversificación, lo que supone un problema para quien carece de la capacidad para obtenerla de fuentes confiables, filtrarla, discernirla, comprenderla. A partir de ello asimilarla como componente de su identidad, y de su cultura. Pensemos en nuestros jóvenes universitarios, y en sus prácticas dentro de su cotidiano, el entorno educativo. Planteémonos la pregunta de si efectivamente ellos manifiestan tal capacidad. Analicemos cómo su desarrollo depende en gran medida de la intervención de los agentes educativos a su alrededor, tanto desde el matiz pedagógico, personal, social y hasta ético.

Es en ese espacio donde debe propiciarse el pensamiento crítico como un estilo para la gestión de la información, para asumir una postura ante la adquisición y manejo de la misma. Puede comprenderse también como una educación en y para los medios. Esta propuesta pedagógica asume que la relación más adecuada entre la escuela y los medios, es aquella que supone una “aceptación crítica”, en la que ni se les condene, ni se les idealice. Esto implica aprender a cuestionarse sobre las representaciones de la realidad que ofrecen los medios, cómo influyen en la formación de la propia identidad-desde la perspectiva del sujeto-, investigar y conocer cómo los medios “manufacturan” tales imágenes. En otras palabras, una educación para los medios implica una pregunta constante sobre la manera en que damos sentido al mundo y sobre el modo en que los medios, le dan sentido al mundo para nosotros.

Estamos hablando de la necesidad de una alfabetización adicional, correspondiente a la ya dada ante el libro y la cultura impresa, puesto que en la actualidad los formatos o “escrituras” se leen en el paralelo de lo audiovisual e informático. No se trata pues de proporcionar acceso a las TIC, sino de formar para su utilización adecuada. El contexto de lo tecnológico y de lo virtual ha requerido nuevos propósitos de la alfabetización, que resultan prioritarios si consideramos que la formación ciudadana también implica demostrar una alta competencia digital.


 

Mtra. Karla Morales Márquez, académica de tiempo completo en la Escuela de Psicología del CETYS Tijuana y Coordinadora de la Licenciatura en Psicología Clínica. Le interesan los temas de desarrollo psicológico, orientación educativa, formación docente y aprendizaje mediado por tecnología.


 

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *