Pandemia Covid-19: detonante para la creación de nuevos modelos de negocio centrados en estrategias de innovación.

No hay comentarios
cetys

La pandemia trajo consigo una nueva realidad de una manera inesperada, cambio el estilo y forma de vida de toda la sociedad; realmente nadie estaba preparado para lo que se viviría en los siguientes meses. La vida de todas las personas ha cambiado, y con ello el mundo que las rodea: la forma de hacer negocios, de trabajar por parte de las empresas, la educación, la salud y el entretenimiento han cobrado un nuevo sentido;  la digitalización y el uso de la tecnología se ha convertido en una necesidad que obliga a modificar la forma de operar de centros comerciales, restaurantes, industria maquiladora, educación entre otros, emigrando a conceptos poco explorados, y que ahora se convertirán en la vida diaria tal como el término home office.

La casa u hogar se volvió el centro de todas las actividades diarias, dejo de ser solamente un espacio de convivencia familiar y de descanso para convertirse en el área de trabajo, intercambio comercial, escuela, esparcimiento y hasta de prácticas religiosas. En donde, lo único cierto es la incertidumbre económica, lo que trae por consecuencia que los consumidores se vuelvan cautelosos y selectivos en todos sus gastos, debido a la falta de certeza de que el trabajo permanezca o se conviertan en parte de las estadísticas de desempleo; y para aquellos que son propietarios de un negocio o empresa, el hecho de no saber si el día de mañana se tendrá la capacidad para poder abrir y seguir funcionando.

Significado

Esta nueva realidad provoca que se revalúe todo lo que antes tenía prioridad y se observé las cosas con una óptica distinta en donde, se le da un nuevo propósito al día a día, centrado en aspectos como la salud y el bienestar físico, emocional, mental y espiritual. Y es en este contexto, donde se ve con gran pertinencia lo que cita Michael Porter (1990), estamos “en un entorno caracterizado por su alto grado de turbulencia, dinamismo y complejidad, que exige por parte de las empresas una respuesta estratégica de innovación que sea capaz de mantener e incrementar su competitividad y le permita responder con celeridad, combinando los principios de eficacia y eficiencia a las exigencias que la sociedad y los mercados les plantea.”

Análisis

De lo anterior, se debe rescatar que en estos momentos una respuesta para que las empresas puedan sobrevivir es aplicar la innovación de una forma estratégica en donde no solo los grandes corporativos consolidados, sino también las MiPyMEs y aquellos negocios de reciente creación, puedan abocarse a la construcción de un plan estratégico centrado en la innovación. 

Para lograrlo se puede sugerir el pensar en las siguientes acciones: 

  1. La construcción de un portafolio de productos y servicios diferenciados del resto de su competencia, con énfasis en tratar de clarificar su ventaja competitiva frente a las compañías similares.
  2. La búsqueda de modelos de negocios creativos y beneficiosos tanto para el crecimiento de la compañía, como para el mayor aprovechamiento del consumidor, buscando en esta ocasión una sostenibilidad económica tanto en el corto como en el largo plazo.
  3. Trabajar en los procesos de forma tal que se pueda lograr una adaptabilidad a la nueva realidad, pero al mismo tiempo buscando la eficiencia y eficacia que deberá traducirse en el ejercicio de la mejora continua para lograr la plena satisfacción de los clientes.

Entonces, implementar una estrategia de innovación no es algo que surja al azar, sino que es una serie de pasos bien establecidos, los cuales, según Ríos, A. (2014), se pueden resumir en los siguientes:

  1. Iniciar con tener el conocimiento del concepto y de su importancia,
  2. Identificar o detectar de puntos débiles o de mejora,
  3. Una vez determinados estos, proponer objetivos a alcanzar y qué recursos se requerirán para llevarlos a cabo,
  4. Analizar los posibles factores tanto internos como externos de influencia,
  5. Desarrollar una estrategia o mecanismo que ayudé a facilitar la implementación y el desarrollo de la innovación,
  6. Aplicar el plan de acción establecido,
  7. Posteriormente, analizar la aplicación con la finalidad de detectar aspectos de mejora, y
  8. Generar conclusiones, retroalimentación, medición de resultados obtenidos y la mejora constante del proceso.

De la mano del conocimiento del proceso de implementación de innovación por parte de las empresas, se vuelve fundamental el conocer y entender las nuevas necesidades latentes del mercado, mismas que al ser identificadas de forma oportuna por parte de algunas compañías, trajo como consecuencia que modificaran todo o parte de su modelo de negocios, con el objetivo de sobrevivir en este periodo de crisis e incertidumbre. De acuerdo con Euromonitor Internacional, entre los principales cambios que se pueden detectar en el mercado son: 

  1. Los consumidores se encuentran conectados prácticamente día y noche para realizar todas las actividades de la vida diaria. Ahora se vuelve indispensable el interactuar y acceder a los servicios de internet, existe una participación masiva en el uso de la tecnología, el estilo de vida cambia de una forma vertiginosa teniendo un acceso prácticamente instantáneo a la educación, noticias y compras de cualquier índole.
  2. Las empresas ahora deben buscar cómo lograr que los consumidores y usuarios puedan lograr realmente una mejor y mayor experiencia de compra, a través del uso de la tecnología con la finalidad de que puedan tener una interacción única con la marca para así reforzar la conexión emocional.
  3. El espacio de recogimiento reestructuró la escala de valores, y con ello, se prioriza lo que realmente tiene mayor importancia, lo que da paso a una conciencia social donde se buscan marcas y productos que estén alineados con los valores de ética y moralidad de cada individuo.
  4. La preocupación y paranoia sobre no querer enfermarse o contagiarse a consecuencia del virus trae como resultado una preocupación más genuina por un estilo de vida saludable dentro y fuera del hogar, en dónde las recomendaciones se centran en comer de manera equilibrada, hacer ejercicio, buscar la salud mental, emocional y espiritual. Esto representa una oportunidad para empresas dentro de este giro o bien para modificar los productos y servicios de las ya existentes, además del reto de emigrar usando la tecnología para estar cerca del usuario.
  5. La forma en cómo se compra ha cambiado, ahora las compañías se tienen que preocupar por pensar en cómo ofrecer a los consumidores una nueva experiencia de compra, se tiene que buscar que el tráfico de clientes permanezca y de ser posible aumente, y para lograrlo, afortunadamente aquellas que tengan las capacidades tecnológicas lograrán tener esa cercanía con su mercado actual y potencial. Un ejemplo son los centros comerciales que ofrecen a sus consumidores que tengan acceso a sus tiendas a través de sus páginas web, el uso de drive thru y la entrega a domicilio, las cuales se han convertido en alternativas para hacer llegar los productos a los consumidores.
  6. Existe una fuerte preocupación por mantener a flote a la clase social media, para lograrlo es necesario aplicar diferentes estrategias, quizás sacrificando cierto estilo de vida y al mismo tiempo, aprendiendo nuevas formas de compra de productos o intercambio comercial como lo es el alquilar o rentar en vez de comprar.  Hay una mayor conciencia de la importancia del ahorro y, adicionalmente, las tiendas de autoservicio impusieron la compra delimitada sobre ciertos artículos con la intención de no desproveer a los más necesitados. 

Conclusión

Lo que antes se conocía ahora ha cambiado o cambiará, los procesos para el establecimiento de nuevos negocios y operar los ya existentes ahora son distintos, se debe evaluar la posibilidad de una nueva estructura organizacional y de operar de la compañía, y como los nuevos lineamientos impactarán de forma positiva o negativa al modelo de negocio, para una restructura parcial o total del mismo, con el objetivo de que este sea económicamente rentable. 

En la historia reciente no se había presentado un acontecimiento como la pandemia del COVID-19, que sin dudan alguna, afectará de forma global a todos los sectores económicos, por lo que no se cuenta con estudios previos que dicten la forma de trabajar bajo estas circunstancias, lo que ahora abre un mundo de posibilidades para que expertos o no en innovación se den a la tarea de reevaluar sus prioridades y las bases ya conocidas para el establecimiento de nuevos modelos de negocios.

Se tiene claro que el mundo ha cambiado, la forma de pensar de las empresas y de los consumidores son distintas, muchas cosas no regresarán al estado en el que se conocían. Pero de algo se puede estar seguro: este tipo de crisis favorecen a la creación de nuevas alternativas, los seres humanos en su capacidad de crear e innovar desarrollarán nuevas propuestas para el beneficio de los consumidores y del crecimiento de las empresas que, por consecuencia, se traducirá en un desarrollo económico sano y sustentable.


La Dra Paulina Vargas es  Profesor Investigador y Coordinadora del programa de Licenciatura en Administración de Empresas en CETYS Universidad Campus Mexicali.

cetys
Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *