La guerra por el poder

No hay comentarios

El ser humano siempre ha propiciado circunstancias para la Guerra, en toda su existencia este instinto por producirla ha sido percibido en varios aspectos de la vida cotidiana: Como en la escuela, en el trabajo, en la familia y hasta en él mismo.

Sin embargo, desde tiempos antiguos, el anhelo de ser el mejor o por proteger varios aspectos que llegan a simbolizar una importancia en la población, lo ha propiciado a pelear por ellos y custodiarlos a toda costa.

A consecuencia de esto, se ha dejado una gran herida a la moral y a la ética del pueblo, siendo representada esta en muertes, violaciones, asesinatos, descontrol, corrupción, carnicerías y devastación de todo, con el simple hecho de satisfacer el capricho del dominio y control absoluto, dejando a su paso un sinfín de problemas que afectan directamente a terceros, gentes que no tienen idea de porque está pasando dicho suceso, dejándolos con una sola alternativa, orar por que no caigan ante las fauces de depredador más peligroso de todos, “el hombre”.

Y lamentablemente aún hoy en día seguimos el camino que nuestros ancestros comenzaron, un ejemplo de estos hechos se podría argumentar con las guerras de hoy, de estos tiempos, como la de Alepo, ubicado en Siria. Con un tiempo de duración de cuatro años y dejando un saldo de 740,000 muertos en batalla. Con eso se ha reducido la tasa de mortalidad de los ciudadanos de un promedio de 70.5 años a 55.4, que a su vez también provocó el aumento del índice de pobreza a un 85%, el cual un 69% es extremadamente pobre. Y como última consecuencia de este feroz enfrentamiento, terminó por dividir a la población en dos grupos, la oposición y el gobierno.

Esto es una visión clara de lo que le podría suceder a cualquier lugar, si nos corrompemos y caemos ante el instinto de la guerra, terminando por convencernos a nosotros mismos que la idea de erradicar traerá paz a uno mismo.

Por: Sergio Valdez Ayala. Estudiante de 4to. semestre de la Preparatoria CETYS, Campus Mexicali, cursa el Taller Cultural de Periodismo.

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *