Una cultura libre de estereotipos permitirá el crecimiento de la mujer en la ciencia

No hay comentarios

Aunque en los últimos años cada vez son más las mujeres que incursionan en el ámbito de la ciencia en México, desde siempre los roles y estereotipos de género han excluido a las mujeres de su participación en la misma.

De acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), la incursión de mujeres en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) ha aumentado considerablemente a partir del 2012, sin embargo, esto se ha desarrollado con un sesgo disciplinar, es decir, que las mujeres se involucran en estudios relacionados mayormente con las ciencias sociales y biológicas, mientras que los hombres en las ciencias físico matemáticas.

Contra este sesgo disciplinar se encuentra Karen Macías Cárdenas, estudiante de Física que ganó hace unos días el Premio John N. Bahcall, mismo que le permitirá realizar una estancia en el Instituto Niels Bohr en Copenhague, Dinamarca, reconocido instituto de investigación fundado por Niels Bohr, ganador del Premio Nobel de Física en 1922.

Sobre brecha actual entre hombres y mujeres en la participación científica, Karen considera que el problema en realidad radica en el contexto histórico y social de México, ya que no se trata solamente de interesar a las niñas por la ciencia, porque ya los niños y niñas desde que nacen están interesados y son curiosos por naturaleza.

Karen Macías, estudiante de Física y apasionada por la ciencia.

“Más bien, debemos fomentar un ambiente seguro para que las mujeres decidan quedarse, porque sí existe el machismo en la ciencia, así como existe en todos los demás ámbitos. Entonces la solución, en mi opinión, empieza en cultivar una cultura libre de estereotipos que permita el crecimiento de la mujer en este campo”, señaló.

Su gusto por la ciencia inició a muy temprana edad, pero fue cuando estudiaba la Preparatoria en  CETYS Universidad Campus Internacional Ensenada que decidió que le gustaba más el lado teórico y saber cómo funciona el universo, por eso se inclinó por la Física.

“Lo que ayudó a forjar mi camino en la ciencia durante mi estancia en la Prepa CETYS fue el apoyo de maestros que realmente se interesaron por mi como persona y no como una alumna más, sobretodo porque me impulsaron a participar en concursos de ciencia como las olimpiadas o concursos regionales, e incluso tuve la oportunidad de participar en el concurso internacional de ciencias del Tec. de Monterrey. Considero que esto enriqueció mi formación científica”.

Finalmente, Karen propone poner más atención en la ciencia, considera que un país con cultura científica no se deja engañar fácilmente y crece para convertirse en un país próspero. “Las personas que hacemos ciencia lo hacemos por amor, no es necesario ser el estereotipo del genio en bata blanca, todo lo contrario, esa es una idea anticuada. La ciencia al igual que las demás áreas necesita de diversidad para que todos los sectores sean representados de manera adecuada”.

 

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *