Cuatro formas de salvar el agua en su día

No hay comentarios

Cada 22 de marzo, desde 1992, se celebra el Día Mundial del Agua en un esfuerzo realizado por la Organización de las Naciones Unidas para buscar concientizar a la población mundial respecto a la necesidad de tomar medidas para conservar este vital recurso.

Para el 2019, el organismo internacional ha decidido asignarle el tema Agua y desarrollo sostenible, con el fin de enfatizar cinco aspectos principales: lograr el acceso universal al agua potable, el uso sostenible de los recursos hídricos, fomentar la gobernabilidad del agua de forma equitativa, disminuir las aguas residuales no tratadas y reducir la mortalidad por los desastres naturales relacionados con el agua.

Es una agenda compleja, que será irrealizable si se carece del apoyo de cada uno de los ciudadanos del mundo. A medida que la población mundial crece, la cantidad de recursos se vuelve cada vez más limitada. De acuerdo con la organización ambientalista Youth for Climate, el lapso para tomar acciones que disminuyan el impacto del ser humano en la dinámica terrestre es de tan solo 12 años.

Por ello, los CETYSAmbassadors dejamos 4 consejos para procurar el consumo sustentable de este vital líquido.

  1. Reduce la cantidad de césped de tu jardín: Según la Universidad de Columbia, el pasto natural consume entre el 40 y el 60% del total del agua destinada a las ciudades. En Mexicali, esto significaría más de 60 millones de metros cúbicos, es decir, unas 24,000 albercas olímpicas.Además de lo anterior, el uso excesivo de pesticidas y fertilizantes lleva a contaminar aún más el agua disponible. Por tanto, una sugerencia sería sustituir el exceso de césped por un xeriscape o paisaje desértico, en línea con la flora habitual de nuestra región.
  1. No utilices el drenaje como vertedero: Aunque pudiese apreciarse contradictorio, las tuberías no están preparadas para recibir una gran cantidad de sustancias. Papel, cartón, cloro, lejía, jabón y limpiadores en exceso resultan perjudiciales: pueden provocar obstrucciones o dificultar el proceso de tratamiento del agua. Por tal motivo, es preferible colocar la basura en su lugar y disminuir el consumo de sustancias líquidas contaminantes.
  2. Cierra la llave: Podrá sonar trillado, pero es necesario recordar la importancia de moderar el tiempo que usamos para bañarnos o lavarnos los dientes, por ejemplo.Como alternativas, se sugiere la instalación de sanitarios ahorradores o el uso de un vaso con agua, una medida que puede economizar hasta un 90% del agua que se utiliza al lavarse los dientes.
  1. Demandar infraestructura de calidad: México es uno de los países donde más se desperdicia el agua por cuestiones de un entubado deficiente. La OCDE ubica en su ranking sobre las 42 ciudades con mayor desperdicio en el mundo a 9 urbes mexicanas.

En Baja California, las cosas no son diferentes: aunque Tijuana trata cerca del 99% de sus aguas negras, el COLEF indica que el 95% de estas se tiran al Océano Pacífico por falta de tuberías o un plan concreto.

La ecología no es una moda. A medida que la población mundial crece y sus demandas también, es necesario comenzar a tomar medidas para disminuir nuestra huella ecológica. En una región desértica como lo es Baja California, es cada vez más necesario implementar un plan ciudadano, y no esperar al día en el que el agua ya no salga por la llave.


Autor: Aldo Sainz, estudiante de la Licenciatura en Derecho, Becario del Departamento de Comunicación y Relaciones Públicas de CETYS Universidad Campus Mexicali, y #CETYSAmbassador.

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *