Proyecto de Vida

No hay comentarios

“La mayoría de las personas no conducen  su vida,

ellos aceptan la vida”

Jim Rhon

¿Cuáles son las metas más importantes en la vida?

Un proyecto es un plan que se idea, para poderlo realizarlo. Un proyecto de vida se refiere a la definición de un plan de lo qué se desea hacer en la vida.

Es aquello que una persona se traza con el fin de conseguir uno o varios propósitos para su existencia, en otras palabras se asocian al concepto de realización personal, donde lleva a las personas a definir conscientemente las opciones que pueden tener para conducir su vida y alcanzar el destino que se propone.

Un proyecto de vida le da un por qué y un para qué a la existencia humana y con esto le otorga, sentido al presente, porque de alguna manera se vive del presente pero sin perder de vista que el futuro se construye día a día.

Como todos los seres vivos, crecemos, aprendemos, construimos, creamos, pero nunca permanecemos iguales. Aunque las personas cambiemos, podemos permanecer fieles a nuestros ideales, a nuestros valores, a lo que nos hace ser nosotros mismos.

 Cuando se finalizan etapas importantes en la vida; por ejemplo terminar la secundaria o la universidad llega el momento de decidir qué hacer con nuestras vidas.

Decidir es un paso trascendental ya que implica tomar las riendas de la vida personal y asumir las consecuencias de las decisiones.

Un proyecto de vida debe contemplar tres aspectos fundamentales: visión, misión y metas. La Visión en un proyecto, es la imagen del futuro que queremos lograr.

La misión es la forma de llegar a la misión, son las actividades que vamos a realizar. Las metas son las realizaciones concluidas en el tiempo que nos hemos propuesto como proyecto de vida.

 Este espacio está dedicado a todas las  personas que les interese conocer algunos beneficios de contar con un proyecto de vida.

Lo que deseo es que enfoquen su atención en la manera en que han vivido su vida hasta ahora, y que reflexionen cómo les gustaría seguir viviéndola.

Los invito a preguntarse, ¿Qué agradezco del año viejo y que deseo para el próximo año? ¿Qué enriquece mi vida? ¿Qué me mantiene feliz y sano?

En ocasiones la sociedad hace más difícil este proceso, porque a veces, en lugar de impulsar a las personas, construyen para ellos pesadas e incómodas “etiquetas”  y se les hace muy fácil lanzar frases como; “eres un irresponsable” “Los jóvenes aún son chicos, no pueden” “ningún adolescente se compromete” “se necesita andar tras de ellos” entre otras y lo más triste es que en ocasiones se originan desde la familia.

Sin embargo, quejarse no es el fin de esta colaboración, porque no se vale andar por la vida sufriendo, haciéndose la víctima ¿Por qué no creen en mí? Por qué no confían, Por qué mi papá….Por qué mi mamá….etc.”    No, eso ya no se vale!!! La manera en que decidas vivir de aquí en adelante, tendrá que ver con tu decisión y no con tu historia, por eso es en esta edad, en este momento, vale la pena asumir la responsabilidad de las decisiones que se tomen en la vida. Porque se debe tener claro qué todo lo que se decida hoy, impactará sobre la vida más adelante.

Todas las personas tienen la capacidad y la responsabilidad de elegir cuáles serán los propósitos, principios, rutas, estrategias a trabajar y además tener la oportunidad de replanteárselas.

Una estrategia que puede ayudar a demostrar que se puede vivir la vida con rumbo propio es enfrentarla desde la perspectiva de contar con un proyecto de vida, esto dará la confianza de que lo que te propongas lo podrás cumplir. Ahora veamos que es un proyecto de vida.

 Un proyecto de vida es……..

Un propósito anhelado qué nos marca lo que queremos lograr, en un sitio o un lugar deseado. Es como un bosquejo de nuestras metas, en donde diseñamos los pasos que queremos dar en el presente para después lograrlas en un futuro.  Este esquema facilita el logro de las metas, porque nos permite tener una visión más clara de lo que debemos hacer para alcanzar nuestros propósitos.

Frecuentemente, es en la etapa de la adolescencia cuando se tienen en mente  anhelos y aquello que se quiere llegar a ser; algunas veces, estos proyectos responden a deseos de la niñez o a las expectativas de la familia e incluso por influencia de los amigos, por eso es importante qué la persona se tome un tiempo para conocer cuáles son los intereses, habilidades, capacidades y también las limitaciones que tenemos, todo esto ayuda para que la ser humano elija personalmente sus metas y esté convencido de querer lograrlas.

No hay que olvidar que al construir un proyecto de vida se debe considerar la meta principal: SER FELIZ,  desarrollar a plenitud sus capacidades y mejorar la calidad de vida.

Un proyecto de vida, antes que nada, tiene que imaginarse, atrévete a imaginarlo,  llénalo de imágenes y detalles agradables para ti.  Y ya que lo tengas, analízalo y ponle nombre…quiero ser, quiero hacer, cuando lo voy a hacer, cómo lo voy a hacer.

 Ahora, piensa ¿todo esto es suficiente?….No….quien proyecta, necesita luchar por su ilusión, realizar acciones que lo acerquen a ella.

Tienes que hacer planes para que tus actividades diarias te conduzcan cada día más al logro de lo que anhelas.

Te puede ayudar hacer una pausa para re-conocerte, analizar tus expectativas de vida, tus fortalezas, tus debilidades y en este proceso, si se te dificulta, es muy válido pedir el apoyo de las personas que tú consideres te conocen bien, pero no para decidir lo que ellos creen que es mejor para ti, sino para ayudarte a clarificar todos los puntos que ya te mencioné…..ahora, si no encuentras a alguna persona a la que tú le tengas mucha confianza, busca algún tipo de apoyo externo, pero no tomes decisiones precipitadas o con dudas, porque todas las decisiones qué tomes impactarán tanto positiva como negativamente en tu vida adulta, ya que más adelante tendrás que afrontar las consecuencias de tus decisiones, así que no se trata solamente de planear que es lo que SÍ voy a hacer, sino también que es lo que No voy a hacer, o qué es lo que intentaré evitar, para que tu rumbo quede iluminado.

Los siete hábitos de los adolescentes altamente efectivos, es un libro escrito por Stevan Covey, (2012) él ha escrito varios libros en ese sentido, compartiré algunos aspectos que el autor aborda en su libro, espero les ayuden a realizar un plan de vida, “considéralo” importante.

Ser proactivo. Responsabilízate de tu vida.

Comenzar con el fin en la mente. Define tu misión y objetivos en la vida.

Poner primero lo primero. Prioriza y haz antes lo más importante.

Pensar ganar-ganar. Mantén una actitud de que todos podemos triunfar.

Busca primero entender, luego ser entendido. Escucha abiertamente a los demás.

Sinergizar. Trabaje en equipo para lograr más.

Afilar la sierra. Renuévate con frecuencia.

Para un joven hacer un proyecto de vida no es tarea sencilla, en esa etapa de su vida y con toda la información que manejan pensaríamos que no le temen visualizar su futuro. Sin embargo en mi experiencia al trabajar con jóvenes me permite compartir con ustedes que sí les da temor al momento que plasman en un papel  lo que quieren para ellos y como lo piensan realizar, aunque estén conscientes que esto les puede ayudar a tener más claro qué quieren para su vida, y como lo pueden lograr.

Hoy en día existen pruebas psicométricas que ayudan a identificar habilidades, intereses y cuáles son las preferencias profesionales en una persona y por consiguiente esto le permite estar en condiciones de orientarla en la elección de carrera. Como podemos darnos cuenta este tema es muy interesante y amplio por lo que no termina aquí, en las próximas colaboraciones compartiré con ustedes qué son las pruebas psicométricas y sus ventajas.

Así que te animo a que inicies desde hoy tu proyecto de vida como ves ¿te animas?


Mtra. Tere Gastélum docente de la Preparatoria CETYS Universidad Campus Mexicali

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *