El idioma es nuestra cultura: desde México hacia China, Araceli Lizárraga, docente en ambas naciones

No hay comentarios

A más de 12 mil kilómetros de México, una nación milenaria ha forjado su historia entre imperios, imponentes monumentos, la antigua ruta de seda y la moderna expansión industrial. China, al oriente, hacia donde se oculta el sol, le dio cobijo a una amante de la docencia y las lenguas para regalarle una enseñanza de vida inolvidable.

La Mtra. Araceli Lizárraga, docente de la Prepa CETYS, partió del desierto mexicalense a una ciudad llena de verdes paisajes, Xi’an, cuna de la Northwestern Politechnical University, donde por cinco meses compartió con alumnos de China su cultura y su vida: el español y su identidad como mexicana.

“Llego a esta ciudad, al principio con un poquito de miedo. La ciudad es hermosa, todo es muy bello, con mucha naturaleza. Yo estoy acostumbrada a Mexicali, una ciudad pequeña donde estás pronto en cualquier lugar, y Xi’an tiene aproximadamente 10 millones de habitantes, y por ende la dinámica es muy distinta”.

Como profesora de lectura, redacción y debido a sus amplios estudios en la lingüística, Araceli fue invitada como la primera docente de la Preparatoria CETYS Universidad en impartir el curso Español para Sinohablantes o hablantes del idioma chino.

El idioma como elemento que une culturas.

Los retos, además de la barrera del idioma, la lejanía de paisajes conocidos y de la cercanía familiar, fueron esas particularidades que los docentes viven en el aula: adecuarse a nuevas formas de aprendizaje, la interacción con los alumnos y las plataformas que la tecnología permite en China.

Con una risa que la regresa a esos meses en el país oriental, Araceli recuerda la amabilidad de sus alumnos, cuando por unos días contrajo gripe y fue acompañada por ellos hasta un centro de salud.

“Tres alumnos se ofrecieron a llevarme al hospital para servir como traductores. Yo estaba fascinada, e incluso alguien más me comentó que este gesto denotaba mucho aprecio, porque no se hace eso por cualquier persona”.

Foto: Gustavo Villaseñor

Foto: Gustavo Villaseñor

Amante de la lingüística, Araceli no perdió el tiempo y comenzó a estudiar el idioma del país, lo que le permitió entablar breves interacciones en su cotidianidad, sobre todo cuando se embarcó a conocer otras ciudades por su cuenta.

“El chino es una lengua que no tiene punto de referencia con el español, ya que ésta es una lengua tonal, lo que es complejo, pero de gran ayuda. A mis alumnos les encantaba escucharme y saber que estaba aprendiendo su idioma”.

Otra de las cosas que encantó a sus alumnos, fue el conocer la cultura mexicana, la cercanía que tiene por ser Mexicali una ciudad fronteriza y el folclor popular.

“Fueron muy abiertos en conocer nuestra cultura, quedaban muy impresionados. Con el día de muertos, en China hay un gusto muy particular por la película de Coco e incluso pude enseñarles canciones y el significado de los altares de muertos y sus elementos”.

Una de las actividades que con más cariño recuerda, fue el intercambio de cartas entre alumnos de la Prepa CETYS y sus estudiantes en China, con grandes sorpresas para ambos países, pues todos terminaron con un presente referente a la cultura de cada país, “fue una experiencia para ambos muy bonita”.

 

Retos a la distancia.

 Araceli recuerda que el tener lejos a su familia y el soporte que brinda fue lo más difícil, pero el apoyo de las instituciones, los amigos que formó y además sus alumnos, le dieron mucha fuerza.

 “Yo era una persona que antes tenía reservas a los retos, ya que no viajo mucho, pero esto me ayudó a perder el miedo a lo desconocido y a convivir con otras personas que en apariencia son extraños, pero con quienes puedes hacer un bonito equipo. Este es un gran proyecto, espero que continúe y a mis compañeros maestros los invito a que vayan, no se arrepentirán”.

 

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *