Viaja 10,000 kms para vivir experiencia internacional en Corea del Sur

No hay comentarios

“Haber estudiado en Corea del Sur ha sido una de las mejores experiencias a la fecha. Nunca había viajado a un destino que no estuviera dentro de México o Estados Unidos, y mucho menos completamente sola”.

Así nos cuenta su experiencia Ana Paula Soto Beltrán, estudiante del 6to semestre de Negocios Internacionales quien participó de intercambio en Yonsei University y nos brindó una entrevista para VoCETYS:

 ¿Cómo fue tu primer impacto al llegar a Corea?

AP- Cuando recién llegué al país, estaba fascinada primeramente por el clima un poco más fresco que el de Mexicali; la infraestructura del aeropuerto, el viajar en taxi por el puente que conecta a esa provincia con el resto del país apreciando el mar y los edificios a lo lejos.

Gracias a que tengo varios años trabajando con coreanos, la cultura y el idioma no causaron un shock inicial ni se presentaron como un impedimento. Al contrario, desde mi llegada recibía respuestas de sorpresa y emoción cada vez que conversaba con los residentes.

corea

¿Cómo fue el lugar donde te quedaste?  

AP- En el área en el que residía, el ritmo era rápido y había demasiada gente joven ya que se encontraban 4 universidades alrededor. La ciudad no descansaba, los establecimientos cerraban casi hasta la madrugada, y algunos no cerraban nunca, llenando la ciudad con letreros de 24 horas por doquier, especialmente dirigidos a la población joven.

La amabilidad, disponibilidad y cortesía de la gente llamó mi atención, siempre curiosos y atentos a los rostros extranjeros. Cada vez que mencionaba que era mexicana, recibía intentos de comunicarse en español, escuchando palabras comunes como “hola señorita”, “mucho gusto”, “gracias”, “me gusta México”, y “tequila”.

“A diferencia de nuestro país, en Corea es ilegal dar clases de idiomas si no tienes una licencia o estás registrado ante el gobierno, por lo que a pesar de recibir varias propuestas para impartir clases de español me vi obligada a rechazarlas; porque seamos honestos, no me hubiera gustado ir a la cárcel”.

¿Cómo te fue durante tus clases? 

AP- Las instalaciones de la universidad eran inmensas, los árboles ya se vestían de otoño y eran bañado por el frío de la zona, puesto que Yonsei está construida sobre las faldas de una de las montañas más altas de Seúl.

Literalmente, escalar a mis clases era la rutina diaria. Llegar tarde no era una opción y mucho menos faltar a clases o no poner atención. En varias de mis clases, mi rostro era el único “diferente”, siendo esto ningún impedimento para que me trataran igual que a cualquier estudiante.

corea

Me di cuenta de que el respeto y el miedo al fracaso se encuentra en todos los residentes, pues para el coreano el llegar a una universidad es señal de honor y prestigio para la familia, significando también que tendrás un lugar en la vida y que si fallas, no solo es a ti mismo si no a todo el nombre familiar y a la comunidad.

A tu regreso a tierras cachanillas, ¿Con que te quedas de este viaje? 

AP- Fue difícil tener que regresar a casa, puesto que ya me había acostumbrado a la vida allá, a la pequeña familia que cree en la universidad y a la iglesia que atendía. Estoy seriamente considerando regresar a hacer mi maestría, alguna especialidad, trabajar o simplemente un viaje personal; pero definitivamente regresar y permanecer algunos años.

Gracias a CETYS por la plataforma para hacer esta experiencia realidad.

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *