Infodemia

Por Miguel Ángel Lino

Profesor de Comunicación y Redacción Creativa

 

Las nuevas palabras que se van incorporando a nuestro vocabulario se llaman neologismos. Infodemia es un preciso neologismo que entró en circulación con la pandemia del COVID-19.

La voz inglesa “infodemic” utilizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS en mayúsculas como deben escribirse siempre las siglas) se refiere a la sobreabundancia de información, alguna rigurosamente verídica y otra de dudoso contenido.

Hoy como nunca y a través de las redes sociales corren ríos de información sobre el coronavirus. Y ello ha provocado que la gente más que estar muy bien informada está atemorizada.

Muchas personas no verifican la fuente o el origen de los datos; simplemente “pescan de aquí y de allá” para armar su propia “central de noticias”. Esto es nocivo (aunque no se haga de mala fe) porque en muchos casos provoca alteraciones emocionales y la toma de decisiones equivocadas.

Pero, de ninguna manera propongo que además de encuarentenarnos (quienes podamos hacerlo), también nos aislemos de la información confiable y precisa.  Lo que se requiere es que seamos selectivos con nuestros canales de información y “no nos congestionemos” con datos que vienen de quién sabe dónde…

Pues bien, aquí hago una confesión: Este artículo más que dar a conocer el neologismo Infodemia; tiene el propósito de mostrar cómo se construye o redacta un texto atractivo y sano. O sea, que no sea denso y menos que esté envirusado con faltas ortográficas, mal uso de los signos de puntuación, conceptos erróneos y fatalmente, de un contenido aburrido.

El fondo como la forma son de vital importancia cuando asimilamos que la productividad es un elemento clave de la comunicación. El emisor tiene la obligación (siempre) de capturar la atención del receptor. Si el lector interpreta algo distinto a lo que quiso comunicar el redactor, el escrito está condenado a ser improductivo.

Para terminar, comento que existe un ingrediente que hace que los textos tengan mayor impacto: La Creatividad. Si desmenuzamos dicho concepto encontraremos tres “ies” que son la esencia de La Creatividad: imaginación, ingenio e innovación.

Nuestro cerebro, “la fábrica de la creatividad”, tiene neuroplasticidad lo que significa que se puede modificar dejando libre la imaginación, practicando el ingenio y procurando la innovación. 

En el curso en Comunicación y Redacción Creativa que imparto en CETYS Universidad se aprende y se practica la construcción de textos atractivos, impactantes, productivos… en una palabra, creativos.

¡Cuídense de la Infodemia!

Programas Relacionados