Tendencias y Retos de la Logística para 2020

No hay comentarios

Recientemente participamos en el Trade Symposium de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos​ (CBP), en Chicago, Illinois. El objetivo de este evento, año con año, es concientizar a todos los actores relacionados con el comercio internacional sobre las principales tendencias y riesgos en la operación. 

Nos dimos cita consultores, empresas maquiladoras, recicladoras, transportistas, almacenes, agentes aduanales, diferentes instancias de gobierno y oficiales fronterizos, e identificamos que, para la industria logística, la clave está en renovarse o morir, innovar en cuanto a sustentabilidad y tecnología, así como tomar las medidas necesarias para hacer frente a los retos de seguridad, reducción de costos y nueva legislación. 

Las crecientes tendencias del consumo han generado un impacto negativo en el medio ambiente. Por ejemplo, el e-commerce está obligando al importador, exportador y distribuidor a evaluar la convencionalidad de un transporte, en base al hecho de que el consumidor quiere su producto de manera expedita y al menor precio posible. 

Las empresas de mensajería y paquetería son pioneras en el llamado a la implementación de una logística sustentable, pues es hoy el autotransporte terrestre uno de los principales contribuyentes del deterioro acelerado, con un promedio de antigüedad de flotas de 17 años, que se traduce en mayor contaminación y consumo de combustible.

Uno de los esquemas más comunes que a nivel industria se ha acotado es la utilización de vehículos híbridos y eléctricos que reduzcan las emisiones de CO2, así como el platooning, donde varios vehículos de carga van conectados electrónicamente para reducir las emisiones al transitar en carretera, logrando ahorros de entre el 4% y 8% de combustible. La principal intención es lograr electro-movilidad con cero emisiones y un impacto positivo en la calidad de vida de las próximas generaciones. 

La tecnología ha jugado un rol muy importante en ello y se ha convertido en una excelente herramienta para afrontar también los retos de seguridad física. En los últimos años ha habido un incremento del 33% en robo con violencia al autotransporte, generando pérdidas de 94 mil millones de pesos anuales. Algunas empresas han optado por invertir en seguros, dispositivos de rastreo y anti-inhibidores de señal de GPS. Otras se han visto obligadas a cambiar sus rutas o cerrar operaciones en ciertos destinos.

La práctica de medidas con base en la conectividad como blockchain y el internet de las cosas (IoT) también han impulsado la transformación del sector. Esto se ve reflejado en la automatización de procesos y el monitoreo de la carga en su totalidad: desde el trayecto (salida de planta hasta destino final), las necesidades específicas de los productos (temperatura, embalaje), hasta la cabina del conductor e interior de las cajas para disminuir riesgos.

Existen a su vez avances tecnológicos en el sector público, con las “aduanas paperless” para hacer más expedita la operación aduanera al propiciar el intercambio de información entre países. Sin embargo, es evidente que no se está aplicando en un contexto en el que las mejoras a la infraestructura son urgentes.

El túnel de San Gotardo, Suiza es el más largo del mundo y permite que el doble de bienes atraviese los Alpes. La ampliación del Canal de Panamá triplica su capacidad y permite el paso de 40 tránsitos diarios. Esto debería de replicarse en todo el mundo pero la reciente inversión en infraestructura internacional ha sido prácticamente nula. México, por ejemplo, tiene el potencial para convertirse en un hub logístico, pero carece de un plan de comunicaciones y transporte que permita sacar ventaja de su posición geográfica y de la red de acuerdos comerciales firmados. 

Finalmente, a nivel legislación, tenemos dos cambios fundamentales para el flujo de mercancías internacional: la propuesta de los Incoterms 2020, que impactan en conceptos de seguros, responsabilidad de la carga e incrementables; y la guerra comercial que estamos viviendo, con barreras arancelarias que no atienden a medidas antidumping o contingencias fitosanitarias, sino que son proteccionistas en su máxima expresión.

Desarrollemos pues, como sector privado, un máster plan logístico que permita optimizar los servicios, tener centros de distribución en zonas estratégicas, reducir los tiempos de traslado y riesgos de robo, ofrecer un mejor servicio al cliente y evitar incurrir en costos elevados o gastos indebidos. Trabajemos de la mano con nuestros dirigentes, para que se implemente una legislación adecuada y eficiencia operativa en puntos de entrada al país, se otorguen incentivos para la sustentabilidad, y se desarrolle infraestructura de primer nivel, para poder hacer frente a estos retos. 


 

Ana Paola Montaño Nieto, es egresada de Preparatoria en 2010 y la Licenciatura en Negocios Internacionales en 2014. Actualmente es Socia de Comercio Exterior y Aduanas en Vértice Consultores

 

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *