Sobrevivientes de cáncer de mama son más resilientes

No hay comentarios

Pensar en la posibilidad de que no habrá un mañana sin antes hacer algo al respecto, es la actitud menos recomendada para un paciente que es diagnosticado con cáncer de mama, expresó la Mtra. Silvia García docente de la Escuela de Psicología de CETYS Universidad, Campus Mexicali.

De acuerdo con la académica, el mito de relacionar la palabra “cáncer” como sinónimo de muerte paulatinamente va quedando atrás, pues hoy en día fallecen más pacientes por otras enfermedades que por algún tipo de cáncer. “El asociar cualquier tipo de cáncer automáticamente con un desenlace fatal, es parte natural del ser humano, ya que funciona como un mecanismo de defensa; sin embargo, el sentir miedo priva al paciente de determinar con claridad cuál será el siguiente paso a dar”.

En ese sentido, el rol del psicólogo clínico en el tratamiento de un paciente con cáncer es principalmente el acompañamiento en todo momento, para guiar a la persona a entender principalmente dos aspectos: 1) aceptar la enfermedad, para brindar la posibilidad de vivir con ella de la manera más normal posible y 2) crear y fortalecer junto a la familia una red de apoyo.

Al tener la enfermedad qué sigue:

Según la académica de CETYS, una vez que se presenta el cáncer de mama, la dinámica familiar cambia y requiere que el estilo de vida sufra ciertos ajustes, pues pone a prueba que tan fuerte son los lazos entre cada integrante de la familia.

Además, el sentido de feminidad de la mujer se ve en peligro, pues la enfermedad afecta directamente a una parte del cuerpo humano que visualmente define al sexo femenino. “Hay que entender que una mujer no se limita a un seno, la mujer es mujer porque así ella misma se definió, por su personalidad, por su interior no por el aspecto superficial de un físico” dijo García.

Sobreviví al cáncer de mama, y ahora qué:

Ahora bien, una vez que la mujer que padeció cáncer de mama se convierte en una sobreviviente de la enfermedad y ha ganado la batalla, esta se hace una persona más resiliente y entiende de una manera diferente su entorno.

“Quienes sobreviven al cáncer de mama, son personas que viven su día a día al máximo, pues las prioridades de vida cambian en función a lo aprendido durante la pelea contra la enfermedad” concluyó la Mtra. Silvia García.

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *