Mi Experiencia Como Estudiante de Intercambio

No hay comentarios

Vivir en Alemania ha sido una de las experiencias que más me han marcado en mi vida. Llegar a una ciudad sin conocer a una sola persona, siguiendo las instrucciones de la encargada de asuntos internacionales de la Universidad de Alemania para poder llegar a registrarme a mi cuarto, arrastrando 2 maletas enormes y cargando 2 mochilas. Es realmente un choque emocional encontrarte solo y que sepas que no hay nadie a menos de 3 horas para auxiliarte.Recuerdo que llegué justo a tiempo para registrarme en mi cuarto y de ahí tome un taxi para llegar a el. El cuarto casi vacío, sólo una cama, un escritorio y un closet. Después del primer día todo fue excelente, ir a la escuela, conocer gente de muchas partes del mundo, conocer la ciudad, ‘turistear’ y muchas cosas divertidas que se pueden hacer.Yo vivía en un edificio no tan viejo de 11 pisos, vivía en el décimo piso en un cuarto pequeño. En cada piso había 12 cuartos y todos teníamos que compartir un baño y una cocina, cabe mencionar que todo estuvo muy organizado y que nunca tuve problemas compartiendo tales cosas. Además estuvo bien vivir en un edificio así, ya que conocí a gente de ahí y convivimos muchísimo, comíamos en el comedor estudiantil que se encontraba en la parte de abajo y en la tarde para la cena nos turnábamos para cocinar con amigos de otras partes de Europa, cada quien tratando de cocinar algo típico de su país de origen.La escuela se dividía en facultades que estaban separadas por toda la cuidad, mi facultad estaba cerca del centro de la ciudad, así que nunca tuve problemas para llegar ahí. Antes de irme tenía planeado llevar 3 materias ya que supuestamente eran las que estaban en inglés. Una vez allá resulto que 2 de esas materias estaban en un pueblo cercano a la ciudad donde vivía y que eran en alemán, así que tuve que tomar otras 2 que también eran de maestría, pero al parecer pasé todas.También es importante saber que allá el aprendizaje es mucho más independiente, en muy pocas clases le dan importancia a la asistencia, no hay que registrarse en las materias, sólo hay que registrarse al examen final y es lo único que cuenta para la calificación. Los exámenes son sumamente difíciles, hay que estudiar con bastante tiempo de anticipación ya que incluye literalmente todo el material del semestre.Aachen, la ciudad donde estuve, es una ciudad algo pequeña, pero es un lugar donde hay muchos estudiantes, por lo que el ambiente ahí es muy amigable, a pesar de esto ves a muchísima gente mayor. Hay bastantes mexicanos, muchos de ella ahora mis amigos. Lo que se creo yo que fue lo mejor fue conocer a personas tan diferentes y que todos tratamos de platicar de nuestra cultura y siempre buscar semejanzas o diferencias muy marcadas.Por último quiero agradecer a CETYS, a las empresas que me apoyaron y sobre todo a mis padres, ya que sin su ayuda no hubiera podido tener esta experiencia tan grata.*Extracto de testimonio

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *