Julio Rodríguez: El cazador de instantes

No hay comentarios

Entre la pétrea fachada de la aridez centraldesértica, un reflejo acecha al disco lunar. Repleto, albo, en vano ocultándose detrás de los enrojecidos peñascos y matorrales endurecidos, sucumbe a la hábil mano que aguarda para tenerlo cautivo.

En la calma sudcaliforniana, detona el estruendo del obturador, y se vuelve un emisario: embalsama la esencia del desierto, el respirar de una península.

Este hombre es Julio Rodríguez, creativo, creador y alquimista de la fotografía natural.

Su pasión por la espera, sin embargo, no es fortuita. Incluso ahora se resguarda en su faz, en plena apertura de la exposición temporal Península de California dentro de las instalaciones del Centro de Excelencia en Competitividad y Emprendimiento de CETYS Universidad Campus Mexicali, donde se exponen casi 40 ejemplares de su obra.

 

 

El origen

Oriundo del vecino estado de Sonora, vivencias juveniles le orientaron hacia la fotografía: su padre, cazador deportivo, lo llevaba consigo en sus viajes. Pero, mientras el también mecánico de profesión cazaba aves, el joven Rodríguez hacía lo propio con instantes.

Al cruzar el umbral de la mayoría de edad, se embarcaría en una travesía con amigos que le cambiaría la vida al atravesar las Californias y ser testigo de sus contrastes: las fértiles viñas costeras; las pedregosas vértebras que oscilan por el centro, que cantan rumores, enmudecen, se agigantan, se santiguan o enlagunan a medida que bisecan la tierra; las costas vírgenes de ricas aguas y los atardeceres de anaranjado acontecer.

El magnetismo peninsular lo atrajo hasta la ciudad donde empieza la patria, Tijuana, hace 33 años. Desde entonces ha sentido una sed insaciable por alcanzar la belleza menos conocida, velada por la extensión y despoblado de la mística Vieja California.

 

 

La conservación

A lo largo de sus viajes, identificó la existencia de una gran predilección fotográfica por la parte sur de la península; su misión fue entonces la de lograr un equilibrio entre ambos territorios.

Sin embargo, el capturar los atractivos también ha llevado a un mayor flujo de turistas a la región. Los locales se lo han reiterado: “muestra las fotos que quieras, pero no digas dónde es”.

El maestro Rodríguez menciona el grave desafío al cual se enfrenta la conservación, pues la belleza de los ecosistemas peninsulares es impactante, pero frágil. En sus viajes, muchas veces se ha topado con un lugar visitado hace una o dos décadas, ahora perturbado por  la intervención humana. Al respecto, comentó:

“No se trata de crear campañas para limpiar las playas, sino de fomentar la educación al no contaminarlas en primer lugar”.

Por ello, señala la necesidad de promover el sentido de responsabilidad a través del ecoturismo o, al menos, con base en realizar turismo con conciencia del impacto generado.

 

El hombre

Ávido lector visual, su consumo de literatura fotográfica lo ha encaminado a la elaboración de obras destacadas en colaboración con próceres de sus respectivas disciplinas. Tal es el caso de Historia de la Vid y el Vino en la Península de Baja California, realizado en tercia con el ilustre Camilo Magoni y el padre jesuita David Underilaider, donde retrata de forma suntuosa la riqueza de los valles de Guadalupe y San Vicente Ferrer.

A pesar de su amplio tránsito transpeninsular, continúa estimando a La Rumorosa como el principal atractivo del estado y uno de los paisajes más bellos de México. Allí, puede pasar largas horas aguardando al instante perfecto; capturar un atisbo de la grandeza de los monolitos soplados lentamente por el viento.

 

Su pasión por la fotografía ha trascendido al propio lente, y lo ha llevado a crear dos eventos culturales de importancia internacional. Además de ser su fundador, fue director durante 12 años del festival Entijuanarte. Hoy, se embarca en una nueva aventura con su proyecto más reciente: FotoFilm Fest.

A través de esta muestra cultural, la Dirección de Asuntos Estudiantiles, por medio del Departamento de Difusión Cultural refrenda su compromiso con la difusión del talento regional. Para conocer más de la obra del maestro Rodríguez, puedes ingresar a su sitio: http://juliorodriguezfoto.com/

 

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *