Estar saludable, entre el bienestar físico y psicológico de todos

No hay comentarios

Datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el 2014 reportaron a México como uno de los países con más factores de riesgo en temas de salud. El 88.6% de las defunciones de nuestro país se deben a enfermedades y problemas relacionados con la salud (Instituto Nacional de Estadística y Geografía, 2017). De igual forma, lamentablemente, también ocupamos el primer lugar a nivel mundial en diabetes, obesidad en adultos e infantes, violencia sexual e infantil, feminicidios y homicidios, todos estos relacionados con factores biológicos, psicológicos y sociales.

Frente a la demanda poblacional en cuestiones relacionadas con el bienestar físico y mental, es imperativo el abordaje biopsicosocial en dichos temas, por lo que cada vez es más frecuente el trabajo multi e interdisciplinar de los profesionales de la salud para mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad; específicamente, el psicólogo de la salud colabora en la promoción y mantenimiento de la salud, así como en la prevención y el tratamiento de la enfermedad. Dicho esto, se refleja la importancia del rol del psicólogo dentro de organismos hospitalarios, empresariales, educativos y políticos.

Como psicóloga de la salud, he visto la importancia de la intervención psicológica en el abordaje de las enfermedades mentales, físicas y sociales, con tales intervenciones, la mayoría de las veces, se logra aumentar la esperanza y calidad de vida, así como la adherencia al tratamiento médico. Esto demuestra la relación significativa entre la emoción, cognición, comportamiento y el estado físico del paciente. En la práctica, analizamos la psique, valoramos la red de apoyo, intervenimos en procesos de duelos y en caso de ser necesario, acompañamos en el transcurso de cuidados paliativos.

Por otra parte, nuestra sociedad mexicana tiende a subestimar la conexión entre el cuerpo y la mente. La obesidad, por ejemplo, va más allá de una condición física, tiene elementos mentales como la ansiedad, el miedo, el rechazo, entre otros; al igual que la violencia y los homicidios, estos en aumento los últimos años, donde se normaliza vivir con temor, ansiedad, inseguridad y niveles de estrés elevados que causan malestares clínicamente significativos en cualquier ambiente donde nos desarrollemos. El peor de los casos es que tales malestares llegan a somatizarse, es decir pasan de ser una emoción o cognición a un comportamiento u habito no saludable como fumar, comer en exceso, abusar de alcohol o drogas, retraimiento social, ataques de ira, etc. que finalmente, si no son tratados, terminan siendo síntomas físicos como el dolor de cabeza, colitis, tensión muscular, la hipertensión, problemas del corazón, e incluso infarto de miocardio o algunas otras enfermedades crónicas.

La mayoría de nosotros estamos conscientes de cuáles son los comportamientos saludables o nocivos que afectan nuestra salud, sin embargo, algunas veces se carece de motivación o tenemos una percepción de barreras para el tratamiento o prevención de la enfermedad, y se opta inconscientemente la espera de un diagnóstico para responsabilizarnos de nuestro actual estilo de vida. Desafortunadamente puede ser muy tarde; los cambios que se sugieren realizar tienen que ser de forma paulatina y progresiva, para así crear hábitos saludables que finalmente favorecerán su calidad de vida, como por ejemplo beber agua, hacer 30 minutos de ejercicio diarios, meditar/ orar, realizar actividades recreacionales, entre otras.

En caso de que su salud se esté viendo afectada de forma significativa, los psicólogos contamos con instrumentación y técnicas de intervención específicas para cada enfermedad, donde se le brinda psicoeducación a usted y su familia, así como herramientas eficaces para mejorar su estilo y calidad de vida.


Autora: La Mtra. Marilyn L. Martínez Larios es maestra de asignatura en la Escuela de Psicología de CETYS Campus Mexicali.

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *