El trabajo colegiado entre docentes

No hay comentarios

Las instituciones educativas son socialmente responsables de formar a las nuevas generaciones. De ahí que la misión de toda escuela sea contribuir a la formación integral de los individuos. Una formación que sea verdaderamente integral comprende preparar a los estudiantes no solo en aspectos académicos, sino también inculcar en ellos el compromiso con valores cívicos y morales, la promoción de actitudes positivas y el desarrollo de competencias para afrontar los retos y situaciones de la vida personal, social y profesional. Es importante, por ejemplo, que los estudiantes desarrollen habilidades y actitudes que les permitan trabajar en equipo, saber convivir, actuar con autonomía y tomar decisiones que favorezcan la realización de su proyecto de vida.

La formación de los estudiantes es una empresa tan relevante como laboriosa; requiere de los esfuerzos, no solo individuales, sino coordinados, de los profesores que guían el aprendizaje de los alumnos en el centro educativo. Es decir, es importante que los profesores trabajen en equipo.

El trabajo en equipos docentes es conocido en el ámbito educativo como trabajo colegiado. Los profesores tienen muchas razones para que los profesores realicen trabajo en colegiado. Por mencionar algunos, pueden citarse los siguientes propósitos del trabajo colegiado: (a) elaborar conjuntamente de planes de trabajo didáctico, para potenciar el logro de los aprendizajes de los alumnos; (b) intercambiar experiencias de trabajo en el aula; (c) dar seguimiento al aprovechamiento académico de los estudiantes; (d) diseñar conjuntamente instrumentos para evaluar el aprendizaje; (e) analizar situaciones difíciles que se presentan con los estudiantes y proponer alternativas de solución; (f) trabajar en su formación continua como docentes, contemplando su actualización disciplinar y su formación pedagógica; (g) diseñar proyectos y propuestas de mejora escolar, entre otros.

Los beneficios del trabajo colegiado están claros y son generalmente aceptados —sin mayor discusión— por las comunidades educativas. A pesar de lo anterior, la realidad es que en pocas instituciones los docentes logran trabajar en colegiado, de manera productiva, eficiente, sistemática y continua. Esta situación puede explicarse si se reconoce que el trabajo colegiado entre docentes no puede darse solo a partir de la “buena voluntad” de los profesores de trabajar juntos.

Para que el trabajo colegiado sea parte de la cultura escolar y de las prácticas cotidianas del colectivo docente, se requiere de tres elementos fundamentales: (1) armonía y cohesión en el equipo docente; (2) competencias para trabajar en equipo; y (3) condiciones institucionales favorables.

Con respecto a la armonía y la cohesión grupal, primeramente, cabe reconocer que las relaciones interpersonales son tan complejas como el ser humano. La diversidad de ideas, opiniones, creencias, intereses, actitudes y personalidades que se presenta en un grupo humano torna difícil la convivencia armónica y, por ende, la productividad en el trabajo colaborativo. Sin embargo, si el colectivo docente reconoce que la diversidad, así como impone retos, también ofrece oportunidades de enriquecimiento y desarrollo personal, será posible lograr un trabajo colegiado eficaz.

Algunas estrategias que pueden favorecer la armonía y cohesión grupal, en beneficio de un trabajo colegiado más productivo, son las siguientes: (a) mantener claros y explícitos los objetivos del grupo, a fin de que sean conocidos por todos y orienten el trabajo; (b) fortalecer el vínculo humano entre los miembros del equipo; (c) mantener un conjunto de valores comunes y normas asumidas por todos; (d) reconocer el valor de cada persona en el equipo, sus habilidades y talentos; (e) reconocer la presencia de los conflictos y abordarlos con oportunidad, en un ambiente de diálogo respetuoso y constructivo; (f) celebrar los logros del equipo.

En relación con las “competencias para trabajar en equipo”, bastará con reiterar que los profesores deben contar con conocimientos específicos, habilidades y actitudes para trabajar en equipo, tales como: la comunicación clara y asertiva, la organización de tareas y actividades, la gestión del tiempo y de la información, la elaboración de proyectos, el manejo de conflictos, la autorregulación emocional, etcétera. Estas competencias pueden desarrollarse a través de actividades de formación continua, así como mediante la misma participación de los profesores en proyectos de trabajo colaborativo.

Acerca de las condiciones institucionales para el trabajo colegiado —aspecto de gran amplitud—, por ahora es posible señalar que las condiciones mínimas que deberían existir en el centro educativo, para favorecer el trabajo colegiado, incluyen los siguientes aspectos: (1) políticas y lineamientos operativos de los cuerpos colegiados; (2) estructura organizacional: instancias responsables de mantener activos los cuerpos colegiados; (3) recursos para el trabajo de los colectivos docentes (tiempos, espacios, insumos diversos); y (4) mecanismos de seguimiento y evaluación.

Es importante que las instituciones educativas ofrezcan estas condiciones a sus profesores, para facilitar su trabajo colaborativo. Por ello, los líderes de las instituciones están llamados a analizar en qué medida la institución ofrece dichas condiciones. De lo contario, la idea de que los profesores trabajen en equipo permanecerá siendo, meramente, una buena intención.


  • Autor: Dr. David Alejandro Ornelas Gutiérrez.
  • Docente de tiempo completo, en el área de Ciencias Sociales y Humanidades en CETYS Universidad Campus Internacional Ensenada.
  • Cuenta con: Licenciatura y Maestría en Educación, por la Universidad Autónoma de Guadalajara.
  • Y con un Doctorado en Ciencias Educativas, egresado del Instituto de Investigación y Desarrollo Educativo (UABC).
  • Áreas de interés: docencia universitaria; formación del profesorado; investigación educativa sobre la formación del profesorado y las prácticas docentes; desarrollo curricular y formación en valores.

 

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *