El ciudadano en tiempos del voluntariado

1 comentario

En estos días me invade un sentimiento de incertidumbre y preocupación, qué nos depara el futuro como nación, y todo esto surgió después de ver los resultados de las elecciones. Pero para estas líneas he decidido dejar de lado las lamentaciones y hablar de lo que está en nuestras manos: el voluntariado.

Aunado a lo expresado anteriormente, llega a mis manos un artículo que precisamente aborda el papel del voluntariado en la sociedad actual, en él se hace una descripción elegante y filosófica de lo que conlleva esta labor y cómo ha sido descrita por varios autores en el transcurso del tiempo. También se propone la tesis de lo curioso que es realizar actividades altruistas en una sociedad capitalista enfocada en el consumismo.

Empezaré diciendo que voluntariado no es dedicar el tiempo que te sobre después de que realizaste todas las otras actividades que se consideran de importancia, que se encuentran arriba en la escala de prioridades. La RAE define voluntario como “dicho de un acto que nace de voluntad, y no por fuerza…” otra definición es “Persona que, entre varias obligadas por turno o designación a ejecutar algún trabajo o servicio, se presta a hacerlos por propia voluntad, sin esperar a que le toque su vez”. Por ser un miembro de esta sociedad, entendería que es parte de nuestro deber el buscar el bienestar de nuestro entorno, de la comunidad y de la sociedad a la que pertenecemos.

Todos tenemos una agenda personal, pues bien, voluntariado es programar esa actividad dentro de lista de prioridades, no tiene que ser todos los días o en todas las invitaciones de servicio comunitario, pero sí tomar la decisión de empezar a ser una persona activa en la sociedad, no sólo económicamente, sino en todos los aspectos que enriquecen nuestras vidas, además del dinero, y nos llevan a ser mejores seres humanos.  Hay que comenzar al creer que todos somos responsables y contribuimos al cambio, a un mundo mejor, bien lo dice Robert Collier, “El éxito es la suma de pequeños esfuerzos repetidos día tras día”.

¿Cómo iniciar con el voluntariado?, es tan sencillo o complicado como lo quieras ver, con los jóvenes me sorprendo gratamente, he visto chicos que se ofrecen a apoyar a una compañera a realizar un taller de lectura para niños, estudiantes de preparatoria y universidad que sacrifican su mañana de descanso en fin de semana para ir a limpiar un terreno baldío y pintar unos juegos sin recibir nada a cambio. Bueno esto que menciono son ejemplos muy sencillos, pero es el primer paso, brindar tu tiempo y talento para una actividad que te saque de tu zona de confort.

Imanol Zubero hace referencia a que: La participación voluntaria no se reduce al compromiso en organizaciones sociales, aunque éste pueda ser su máximo exponente. Participar es, también ser protagonista de la vida política y económica, pero con nuevos criterios, desde otro marco de referencia.

Lo que sí les digo, esto del voluntariado puede llegar a ser adictivo, deja de ser suficiente con asistir esporádicamente a una actividad de servicio a la comunidad, se va creando una necesidad de participar más y en mayor cantidad, de pertenecer a alguna asociación donde el compromiso aumente.

Cierro con una frase leída en una revista de cine, “Que tu legado sea, alguna vez me dijo, hizo o enseñó algo que me alegró el día”.

 

Autor: Mtra. Dannia Narey Vega Galván

  • Maestra en Educación con opción en Educación Especial.
  • Dedicada al área de la educación desde hace 5 años. Particular interés por los problemas de aprendizaje en niños, la comprensión lectora en adolescentes y adultos. Gusto por el servicio a la comunidad y actividades de voluntariado.
Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Discussion about this post

  1. JOSE LUIS ESPINOSA says:

    Me encantó tu artículo, Dania. El voluntariado, además, es una consecuencia de nuestra libertad.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *