¿Cómo nos afecta la publicidad engañosa?

No hay comentarios

En Mexicali, recientemente fueron inmovilizados más de 37 mil productos de los llamados ‘milagrosos’, en un operativo entre Cofepris y Profeco, esto debido a la publicidad engañosa que utilizaron para ser vendidos.

Esto fue lo que comentó Rosa Isela Dávalos Méndez, Subdelegada de Profeco en Mexicali durante su visita a CETYS Universidad para impartir la charla ‘Hasta dónde puede llegar un mercadólogo’, dirigida principalmente a estudiantes de la Licenciatura en Administración de Mercadotecnia, a quienes habló principalmente sobre la publicidad engañosa y sus vertientes descritas en el artículo 32 de la Ley Federal de Protección al Consumidor.

publicidad

“El tema es global, no podemos hablar sólo de Mexicali, porque ya hacemos compras a distancia y no podemos hablar de una regionalización del marketing y de la publicidad. Lo que en México se cuida y se protege es que se engañe al consumidor, y para eso hay una ley y sanciones específicas en ese entendido. Dentro de las facultades de la Profeco está la verificación, revisión y sanción de esas conductas”, comentó.

La Subdelegada dijo que hay denuncias en anuncios de autos, alimentos, artículos deportivos, vestimenta, por lo que no se puede especificar un mercado en el que se suscite más este delito.

“Nos ayuda mucho la denuncia de las personas, nos dan tiros de precisión que se suman a nuestro monitoreo de los mercados virtuales; además los operativos nos ayudan a encontrar fallas en etiquetado y otros errores de publicidad. Hemos atendido problemas que van desde refrescos, tenis de marcas internacionales, así como en fármacos”, agregó.

Sin embargo, y a pesar del gran comercio que representan, Dávalos Méndez aseguró que como tal, la Profeco no monitorea y revisa los productos anunciados en redes sociales como Facebook.

La invitada recomendó a los empresarios y a quienes se dedican a la publicidad, a que se comprometan a que la información del producto o servicio a difundir sea veraz, verificable, contundente, real y verdadera. “Si la publicidad utilizada no induce al error y al engaño, se puede vender lo que sea dentro de la legalidad”, puntualizó.

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *