Antes, durante y ¿después? de la Unión Europea, primera parte.

No hay comentarios

Las noticias más recientes e importantes en materia de economía, política y todo lo que de ahí se desprende, giran en torno a lo que está sucediendo en la Unión Europea (UE) y uno de los primeros miembros en agregarse al acuerdo económico, el Reino Unido. Antes de explicar ese tema, deseo retroceder un poco y ver la evolución que nos trajo a este punto.

 

Desde hace unas décadas, ciudadanos de varias naciones europeas se han manifestado en contra de estar en la UE, y piden que su país salga, mientras que en otros países sucede lo contrario, gobiernos que desean entrar y aprovechar las ventajas de estar en la Unión, tal es el caso de Turquía que aún teniendo la mayor parte de su territorio en Asia, y solo un sección menor en Europa, desea formar parte del que hasta hoy, es el bloque económico más grande del mundo.

 

Hoy se ve claro los grandes problemas de tener un sistema que requiere adherirse a las reglas que se marcaron para su correcto funcionamiento, y el no hacerlo nos llevará a tener los problemas que hoy enfrenta Grecia (por ejemplo) o los problemas que muchos países tuvieron durante y post crisis del 2009. Entonces si es tan riesgoso y limitante, ¿Por qué se desea tener una integración como la hay en la UE?

 

La UE había sido el ejemplo más fuerte y de mayor admiración, cuando de integración económica se trataba, y otros países querían emular, pero ¿Qué significa el termino Unión Económica? ¿Por qué aun los países la buscan? Las naciones por si solas no son autosuficientes, es decir, necesitan forzosamente comerciar con otros países para comprar los bienes y servicios que no son capaces de producir, o que producen de forma ineficiente, creando una interdependencia con otras naciones.

 

Normalmente las naciones imponen barreras a las importaciones, tratando de impedir o disminuir el acceso al territorio nacional, habiendo dos tipos, a) los que son impuestos directos a los bienes y servicios que provienen del extranjero, llamados aranceles, y los que son cualquier otro impedimento distinto al arancel, llamadas barreras no arancelarias. Estos son el primer obstáculo al comercio, y la integración económica busca hacer el comercio más libre, más económico, y para llegar a lo que UE hoy tiene se requiere fases de integración.

 

Dependiendo de los autores, en la literatura se identifican al menos cuatro niveles de integración económica, donde el nivel más sencillo (aunque es erróneo pensar que pueda ser sencillo o simple) es el llamado Tratado de Libre Comercio (TLC), como el que México, Estados Unidos y Canadá han firmado donde solo se reduce el costo del comercio al disminuir los aranceles. En el otro extremo tenemos a la Unión Económica, tal sería el caso de Unión Europea, donde la integración e interdependencia rebasa a lo económico. Al llegar al nivel IV de integración ya existe la libre movilidad de gente, bienes y servicios, y en un sentido genérico, las fronteras (y sus aduanas) han desaparecido. Existe un mercado común, con su propia moneda (adiós a las divisas de cada país) y políticas que gobiernan a todos sus miembros.

 

El camino para la UE no ha sido corto ni sin desacuerdos y cada día son más grandes sus retos. La UE nace post segunda guerra mundial, y no era lo que es hoy, tenía muy pocos miembros y se limitaba a un acuerdo comercial, si bien esto no tenía las dimensiones de hoy, cierto es que desde que el camino a la Unión inició, el deseo de más naciones por unirse ha crecido. Un punto colateral que se debe destacar es el hecho que no ha habido guerras entre naciones en Europa desde el inicio de la integración (solo guerras internas) y si revisamos la historia, el antiguo continente está lleno de guerras.

 

Hoy es un bloque económico con casi 30 naciones miembros, más de 513 millones de habitantes y con la segunda economía más grande del mundo ($19.1 billones u 8.6 veces más grande que la economía mexicana).

 

¿Cómo se administra y dirige una supra nación como esta? La UE no es una nación, es un conjunto de naciones heterogéneas, por un lado tenemos a Alemania y Francia, dos de los países más ricos y poderosos del mundo y en el otro extremo están los países pequeños y poco prósperos de Europa del Este, por ello se necesita de un sistema específico, que se explicara en la segunda parte del artículo.

M.A. Dámaso Ruiz González

Maestro de Planta de la escuela de Negocios

CETYS Universidad, campus Ensenada

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *