Ansiedad limita desarrollo de habilidades matemáticas

No hay comentarios

Aceleración del ritmo cardíaco, impaciencia, miedo y confusión son sólo de las características que viven las personas que presentan ansiedad, un trastorno que en los casos más agudos puede también mostrarse a través de marcas en el cuerpo, colitis o gastritis. Sin embargo, este trastorno cuenta con diversos tipos y una de ellas se presenta cuando el paciente se enfrenta a una situación que implica el uso de números.

Se trata de la ansiedad matemática, un concepto que nació hace 40 años y que a través de la Maestría en Neuropsicología de CETYS Universidad se retoma como estudio en el Campus Tijuana. Francisco Antonio Maldonado, estudiante del último año de posgrado, es quien lleva la batuta del proyecto y explica que se trata de un trastorno que resulta de una serie de vivencias, donde los métodos de enseñanza y las experiencias incómodas son las principales involucradas.

“Quienes presentan ansiedad matemática llegan a niveles educativos como Preparatoria o Universidad y comienzan a presentar dichas debilidades, se enfrentan a que fallan en la práctica, no porque no conozcan o no cuenten con el conocimiento, sino porque se estresan por el simple hecho de saber que son matemáticas, que son números”, explicó Maldonado.

Actualmente, Maldonado trabaja en la aplicación de una serie de ejercicios de medición a una muestra del Campus Tijuana.

De acuerdo con el Mtro. Manuel Mejía Ramírez, Académico del Campus Tijuana en el programa de Maestría en Neuropsicología, esto es resultado de que se relentiza la memoria de trabajo del estudiante, o bien se interfiere, un proceso atencional, por el mismo hecho de estar preocupado por la clase, por los exámenes o los ejercicios que realiza.

Pero ¿de qué manera dicho estudio busca abonar a la solución del tema? Maldonado a través de su proyecto de investigación busca intervenir en dos grandes momentos, el primero de ellos a través de la desestigmatización de la búsqueda de apoyo y el segundo en dar alternativas de intervención en la práctica docente.

“Como bien puede ser el maestro, los padres también pudieron haber influido en la ansiedad del alumno. Tal vez el estudiante no cuenta con sus habilidades muy desarrolladas, llegó a un momento en el que tal vez ya no podía hacer más, se confundió y se va cargando con ese error de procesamiento, pero por miedo a que descubran que no somos buenos en algo nos lo guardamos para que nadie lo descubra”, puntualizó.

Siguiente Artículo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *